El rústico es uno de los estilos de decoración que nunca pasan de moda. De ahí que todos los años sean tendencia los baños con este estilo, que aporta un toque de naturaleza y romanticismo a nuestro baño. ¿Quieres saber cómo convertir el tuyo en uno de estos baños? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo elijo mi mueble de baño?

Para darle calidez visual, elegiremos muebles de baño rústicos, con acabados en madera, y complementos como columnas o estanterías en los mismos acabados.

¿Y qué hay de los complementos?

Los complementos, como estanterías que simulan una escalera, e incluso una propia escalera de mano reciclada y transformada en estantería darán el toque romántico. La grifería retro en latón viejo, las cestas de mimbre, los espejos envejecidos y cualquier complemento que tenga como material forja, madera o estaño también son una apuesta segura para este estilo. ¿Bañera o plato de ducha?
¡Ambos! Si optamos por la belleza de una bañera, sin duda una bañera con patas quedará espectacular en nuestro baño. Si, por lo contrario, preferimos la comodidad de un plato de ducha, podemos elegirlo con acabado en piedra en el plato y el muro.

¿Y la pared y el suelo?

Podemos elegir entre paredes con efecto de ladrillo visto blancos, grises e incluso amarillos o paredes lisas y pintadas en tonalidades claras, el blanco, beige, ocre claro y celeste son colores que quedan muy bien a los baños rústicos. Para el suelo, una buena opción es la solería hidráulica o hexagonal, ambas en tendencia desde hace bastantes años, con un toque retro y original que nunca pasa de moda. Esperamos que en este artículo pueda encontrar la mejor idea para convertir su baño en el baño rústico que desea. ¡No deje de contactar con nosotros sin ningún tipo de